Londres 2018 Día 4

Muy parejita hasta el 25, dentro del plan, y después me costó mantener el ritmo. Finalmente, London Marathon en 04:06:26

Les confieso que vine con la intención íntima de correr en 3h50, por lo menos. Y con la intención pública de correr en menos de 4 horas. Pero lo más importante que me había propuesto era disfrutar, llegar con una sonrisa. Por los que me quieren, por los que sufren con mi carácter, ese era el objetivo. Y ese, les juro, lo logré... Entré en esa hermosa recta final, The Mall, con el Almiranty Arch detrás y el de llegada delante, con una sonrisa de oreja a oreja. 

Se puede hacer un mal tiempo y sufrir, como en Nueva York. Se puede hacer un mal tiempo y disfrutar, como en Londres.

Y después, cuando el Colo Mourglia me preguntó cómo me habia ido, le conté esto mismo... No hay excusas. Fue la carrera que salió. Muy parejita hasta el 25, dentro del plan, y después me costó mantener el ritmo. Ni por el calor ni por nada. Porque carreras son carreras y ya. La elite tampoco hizo los tiempos que vino a buscar y nunca antes vi tantos corredores tendidos en la calle, atendidos por los médicos o llevados en camilla. Pero esa es otra historia...

Los tiempos: