Y un día, Messi habló como Maradona

¿Querían los futboleros argentinos un líder que, además de jugar, hablara? Pues ahí lo tienen. Tal vez ahora lo miren de otro modo.

“He entrevistado a Messi en dos ocasiones, y si se me ofreciera una tercera posibilidad de hacerlo, respondería cortésmente que no; no, gracias. Algún intercambio después de un partido, tal vez, pero tiene poco sentido para un periodista sentarse a hablar con él y exigirle perlas de autorreflexión. O tan poco sentido, digamos, como haberle pedido a Luciano Pavarotti que nos mostrase lo que era capaz de hacer vistiendo pantalón corto en el Camp Nou. Entre amigos quizá se lo pasaba bien Pavarotti con un balón; del mismo modo que, con sus íntimos, puede que Messi se suelte en conversación (aunque tampoco tanto, porque la palabra tímido es la que repiten con más frecuencia todos los que le conocen cuando hablan de él). Pero juzgar a Pavarotti en base a su actuación en un campo de fútbol, o a Messi en función de cómo habla en público, es tan absurdo como injusto. Como lo es sacar la conclusión, no infrecuente, de que Messi no es una persona inteligente”.

El periodista John Carlin escribió esto en 2009, en un extraordinario reportaje sobre Lionel Messi publicado en El Pais Semanal bajo el título “Peter Pan en el olimpo del fútbol”, y no se refirió a la cuestión sólo en ese crucial párrafo, sino también a lo largo de toda la nota y más allá. Días después, durante una conferencia en el Hay Festival de Cartagena, confesó: “Al final, luego de quince minutos de respuestas vagas, yo mismo decidí parar la entrevista. No sabía cómo carajo terminar mi reportaje sin la entrevista, pero sí sabia que nunca más iba a querer entrevistarlo”.

Ocho años han pasado y es muy difícil que el periodista, que suele poner la lupa y también el puñal sobre el fútbol y los futbolistas argentinos, vuelva a vivir una experiencia tan frustrante si le dieran, y si se diera, la posibilidad de volver a sentarse frente a Leo.

Es que Messi, definitivamente, es otro. Por lo menos, es lo que acaba de corroborar después de dar una nueva entrevista, que se suma, ya con respuestas de corrido, a las definiciones esporádicas con las que venía dando muestras de su cambio. Como cuando dijo “Somos Argentina”, golpeando la mesa de conferencias después del casi fallido debut del seleccionado en Brasil 2014 o cuando sorprendió con su renuncia después de la tercera final consecutiva perdida, en la Copa América Centenario de Estados Unidos 2016. Durante todo este tiempo, ha ido pasando de los silencios vacilantes a los silencios contundentes, hasta llegar las palabras directas, a las definiciones puntuales.

Como acaba de suceder, en la entrevista que le concedió a Gastón Recondo, de TyC Sports, apenas pasado el sorteo del Mundial de Rusia 2018.

No lanzó misiles atómicos desde una plataforma donde se supone que debatían los diplomáticos, como hizo Maradona en el pulcro y políticamente correcto escenario del Kremlin, pero si fue un francotirador que disparó, como Maradona, consciente de que sus tiros iban a dar en el blanco.

Al fin y al cabo, con otras armas hizo (casi) exactamente lo mismo…

*Como Diego en su momento, criticó las críticas y defendió a los suyos. “Estamos en búsqueda de eso (la felicidad) todos. Pasamos momentos difíciles esta camada por la selección. Nos duele mucho haber llegado a 3 finales y ser tan criticados. Somos los primeros que queremos ser campeones con la selección y festejar, pero en el medio de todo eso, tuvimos una crítica fuera de lo normal, que ya pasaba todo. Era no solo futbolístico, sino extrafutbolístico también. Por eso la amargura cuando no se dan los resultados, porque sabemos la que se viene y que nos están esperando. Están esperando que esta camada se vaya, porque parece que lleva mucho tiempo en la Selección y ya cansa ver siempre a los mismos”.

*Como Diego en su momento, se hizo cargo del momento crucial. “Creo que si nos va mal en este Mundial, tenemos que desaparecer todos de la Selección. Va a ser complicado que siga alguno. Porque somos muchos años que estamos en la Selección, muchos partidos, pasamos varias Copa América, otro Mundial anterior. La gente se cansa y quiere ver caras nuevas y cosas nuevas en la Selección”.

*Como Diego en su momento, pidió por los que quiere. “El Pipa (Higuaín) sufre mucho las críticas y lo hemos hablado muchísimas veces, pero creo que este tiempo sin ir a la Selección le hizo bien también, y hoy ve las cosas de otra manera. Por lo poco que pude hablar con él por mensaje o cuando me tocó jugar con Juventus, creo que fue bueno el no haber estado este tiempo. Es un jugador para mi fundamental, que tiene que estar, porque es uno de los mejores 9 del mundo, porque lo demuestra cada fin de semana en Juventus. Y jugar fuera de Argentina no es lo mismo que jugar en Argentina”.

*Como Diego ahora (en otro lugar y desde otro lugar, es cierto), dijo que la selección no ha jugado bien. “El nivel de juego de la Selección y el margen para mejorar. “Tenemos el tiempo necesario. En estos partidos y el tiempo antes del Mundial, vamos a tener un mes para trabajar y dejar todo claro para el arranque del Mundial. Creo que tuvimos partidos buenos, momentos buenos con Sampaoli. No fueron muchos los partidos que tuvimos  tampoco. Se mezcló la presión y la necesidad de ganar. No es fácil jugar en esos momentos. Muchos chicos nuevos, que no estaban acostumbrados a pasar por eso momentos en la selección. Eso te hace jugar de otra manera también. Pasamos por una etapa complicada, peor por momentos tuvimos buen juego y se vio, pero es verdad que tenemos que mejorar si queremos aspirar a salir campeones del mundo. Como estamos hoy, no nos alcanza. Hoy hay selecciones mejor que nosotros. Brasil está muy bien, Alemania siempre es favorita, Francia está muy bien, España tiene grandísimos jugadores. Alemania siempre es lo mismo. Tien muy buenos jugadores, que por ahí no son de tanto nombre. Pero físicamente fuertes, tiene claro a lo que juegan y lo que hacen, y siempre están ahí. En los últimos mundiales, creo que mínimo semifinal metieron”.

*Como Diego en su momento, se defendió (infructuosamente) de su influencia (directa o indirecta) en la conformación del plantel. “El técnico es una persona la cual conversa mucho con el jugador, más allá de su idea clara que tiene. A mi no me da para decirle me gusta este o el otro. Tanto se habló que yo mandaba en la selección y jugaban mis amigos y no es así. Sí que pienso pero para mí, no se lo comunico al técnico ni mucho menos”. Como Diego, también cae en contradicciones: de hecho, acaba de hacerlo.

*Como Diego con “las nenas”, por primera vez habló de “los nenes”. “Thiago todavía no entiende mucho. Sí que le gusta ir a la cancha, ver los partidos. Empieza a entender por qué me voy a Argentina, por qué estoy tantos días afuera. Pero sí que la sufre y cambia mucho cuando no estoy en el comportamiento, el día a día, en el colegio. Pero no entiende del todo. De a poquito va entendiendo un poquito más y le va gustando más el fútbol. Mateo es terrible, un personaje. Son muy diferentes uno con el otro. Thiago es un fenómeno, más bueno, y el otro todo lo contrario, un hijo de puta. Es terrible, pero está bueno ver lo diferente que es uno con el otro. Mateo patea, le gusta, es más coordinado, le pega bien, pero es chiquito”.

*Como Diego en su momento, tiene un DT que lo pone por encima de todos, como el capitán, como el único titular y como… el mejor de la historia. “No se. Si bien ya lo había dicho, anteriormente ya lo había escuchado, muchas veces me lo dijo a mí personalmente y cuando estaba en el Sevilla también lo había escuchado. No se si también habrá tenido algo que ver lo de Diego (Maradona)”.

*Como Diego en su momento, con Bilardo, salió a defender a Sampaoli. “Lo que pasa es que a Jorge también se le criticó mucho antes de que empiece a trabajar en la selección. Mucha gente no lo quería antes de empezar, antes de ver lo que él hacía como técnico. No se si lo sabía o no, pero ya se habrá dado cuenta Jorge que la Selección Argentina es diferente a todo. Él tuvo la suerte de estar en un Chile que le fue muy bien, fue campeón de América, terminó quedando afuera del Mundial por penales con Brasil, hizo las cosas muy bien pero Argentina es otra cosa. En Chile no tenía la obligación de ser campeón, de jugar bien y ganar todos los partidos. Tuvo la suerte de tener una camada muy buena, chicos que venían de trabajar con Bielsa, que más o menso es la misma filosofía que él. Es un grandísimo entrenador y por eso hizo lo que hizo, pero en Argentina estás obligado a ganar, a jugar bien siempre. Cuando llegó, no había hecho nada y ya lo estaban matando. De a poquito se tendrá que ir acostumbrando a esto”.

*Como Diego siempre, se permitió hablar del país. De su país. “Mi deseo es que tengamos una Argentina mejor, que podamos vivir con seguridad, con tranquilidad. Muchas veces dije, ´mi sueño es jugar en Newell´s pero no se qué va a pasar´. Una parte de ese ´no se que va a pasar´ es por el momento de cómo está el país. Yo tengo una familia y son primero mis hijos y después yo. Quiero que mis hijos crezcan tranquilos, crezcan pudiendo disfrutar de la vida con seguridad. Es muy feo ver cosas que pasan en Argentina. Salir y por querer robarte te pueden llegar a matar. Ves todas esas cosas y decís ´por qué voy a ir si acá en Barcelona estoy tranquilo?´. Lo que más quiero es vivir en Argentina y poder disfrutar el sueño de jugar en Newell´s, por eso mi deseo es que sea una Argentina unida, que crezcamos como sociedad. Lamentablemente la sociedad de Argentina hoy no es la mejor, y es entendible por todas las cosas que pasa uno en el día a día. Deseo una Argentina con todos los medios para poder crecer como país y que la gente viva con tranquilidad”.

***

¿Querían los futboleros argentinos un líder que, además de jugar, hablara? Pues ahí lo tienen. Tal vez ahora lo miren de otro modo.

¿Quería John Carlin a un  Lionel Messi que fuera tan contunden fuera de la cancha como dentro de ella? Pues ahí está. Tal vez ahora quiera volver a entrevistarlo.