Armani la lista

En tiempos de revoleo de nombres, no todo es lo mismo y no todos son lo mismo. Se habla de la lista del seleccionado para Rusia 2018 y el de Armani irrumpió en ella -o para ella, mejor- mucho antes del traumático 1-6 contra España. Incluso antes del alentador 2-0 ante Italia.

El nombre de Armani irrumpió antes con la misma fuerza con la que él regresó -ingresó, podría decirse- en el fútbol argentino. Le llevó minutos colaborar para empezar a sacarle a River un trauma que arrastraba desde aquella infausta noche contra Lanús y un par de partidos -no cualquiera- para demostrar lo que es, lo que no abunda: un arquero gana partidos o, en el peor de los casos, salva partidos.

Lo era en Atlético Nacional (¿quién no recuerda la triple atajada frente a Central?), lo es en River...

Su superpartido en la superfinal tiene atajadas memorables en aquel arranque del segundo tiempo, pero también una salida anticipándose a Pavón que habla de un arquero jugador, más que un arquero.

Repitió contra Independiente Santa Fe, unas y otras, por la Copa Libertadores.

Son acciones marca Armani.

Sobran argumentos no ocasionales ni oportunistas para postularlo a la Selección Argentina. No hay en el fútbol argentino - se habla de acá y tambien de allá- un arquero gana partidos, salva partidos, como él.

Sampaoli dijo que sólo un nivel "rotulante" podría sumarlo cuando no ha estado nunca. Quiso decir rutilante, claro, aunque bien puede ser rotulado como lo que es: arquero de equipo grande, arquero de Seleccion grande.