Argentina candidata

¿Puede un seleccionado pasar, casi sin escalas, de estar prácticamente eliminado de un Mundial a ser, una vez clasificado, uno de los principales candidatos a ganarlo?

Sí, puede. Es el caso del seleccionado argentino, que logró su pasaje a Rusia 2018 en la última fecha de las eliminatorias sudamericanas de manera angustiosa y, automáticamente, pasó a ser uno de los favoritos para levantar la Copa del Mundo en Moscú.

¿Por qué puede darse una situación así?

Primero, porque las eliminatorias sudamericanas, si bien otorgan prácticamente el 50% de pasajes –se clasifican 4 equipos y medio sobre 10 que participan- tienen un alto nivel de competitividad, marcado esencialmente por los cambios de escenarios y de climas pero también por el estilo de juego, cerrado, friccionado, con pocos espacios… Lo sufrió Lionel Messi, nada menos, hasta el último minuto.

Segundo, porque sacada de encima esa mochila, el viaje se hace más liviano: en las eliminatorias, para la selección argentina, la clasificación era lograr lo obvio y quedar eliminada era la indignidad, un oprobio futbolístico, como descender de categoría.

Entonces, ya está. Por un lado, competirá contra equipos más poderosos, pero también más abierto. Y lo hará ya sin lastre: una cosa es jugar por la gloria de ganar; otra bien diferente, por la deshonra de no perder.

Dicho eso, hay que pasar a los nombres concretos. La llegada de Sampaoli parece haber conformado a los jugadores, que sienten que tienen, ahora, un DT tan de elite como ellos. El sistema de juego puede variar, mínimamente, bajo una premisa: dominar a los rivales, imponer las condiciones del partido. Así las cosas, el sistema que mejor le cabe al entrenador es el siguiente: línea de tres defensores; un cuadrado o un rombo por delante de ellos, con dos mediocampistas más retrasados y dos más adelantados; dos jugadores por fuera, con capacidad de hacer toda la banda; y, finalmente, un punta. La intención es que todos lleguen al área rival (lo que el DT llama “agredir al rival”) y que todos colaboren en la defensa (“recuperación post pérdida”, según el DT).

De los 11 nombres que hoy podrían salir a la cancha, 8 o 9 aparecen seguros. Una formación posible sería así. Romero en el arco; Mercado y Otamendi, seguros en la defensa (quedan dudas, aún, con el líbero, que podría ser Pezzella, Fazio o el mismo Mascherano; además, espera la recuperación física de Rojo y Funes  Mori como alternativas); los dos mediocampistas más retrasados serían Enzo Pérez y Lucas Biglia; por afuera, a la izquierda, aparece Marcos Acuña; y por la derecha está todavía la duda, tal vez en Pavón, de Boca, y Salvio, de Benfica. Delante de ellos, no hay dudas: Lionel Messi, por supuesto, y Angel Di María, uno de sus socios. Delante, de punta, el 9 hoy es Sergio Kun Agüero.

Recorriendo esos nombres, más los que podrían completar la lista de 23, uno encuentra un nivel irregular en la mayoría, pero alto en los futbolistas principales, empezando por Messi. Quien le sigue, hoy por hoy, casi como un imprescindible, es Otamendi, de altísimo nivel en Manchester City, potenciado por Pep Guardiola. Lo mismo podría decirse de Kun Agüero, que pasó de estar fuera del plantel a ser una pieza fundamental.

Entre aquellos afectados por la irregularidad, o por la falta de continuidad, el caso más emblemático es el de Mascherano, que casi no juega en Barcelona. El tampoco era considerado por Sampaoli antes de su primera convocatoria, pero es claramente, uno de los emblemas del grupo. Difícil imaginar la lista de 23 sin él en ella.

Y difícil imaginar a la Argentina fuera de la pelea por la Copa del Mundo.

Pregunta 1: Quiénes serán los finalistas?

ARGENTINA - ALEMANIA

Pregunta 2: Quién será el Campeón?

ARGENTINA

Finalistas en México ‘86 (ganador Argentina), finalistas en Italia 90 (ganador Alemania) y finalistas en Brasil 2014 (otra vez Alemania), los dos seleccionados representan un cruce de culturas e idiosincrasias futbolísticas, ya no por el estilo de juego en sí sino por la manera de construir los equipos y de organizarse institucionalmente. Uno, Alemania, el estudio y la preparación; el otro, Argentina, el carácter y la inspiración. Es la última oportunidad para Lionel Messi, el mejor futbolista del mundo, de levantar esa Copa que sí levantó Maradona, justamente contra los alemanes; la aprovechará, seguramente, y en él radican tanto las esperanzas como las razones. Alemania renovó su estilo, tal como se lo había planteado, y ahora renovó los planteles, demostrando que no fue sólo una generación. Uno por reafirmar, el otro por demostrar, los dos a la final.

Pregunta 3: Qué país puede andar bien y avanzar a los Cuartos de Final?

Polonia es un equipo a tener en cuenta. En las eliminatorias europeas demostró tener ya no sólo un buen nivel de eficacia, sino que también se reencontró con el aquel juego polaco de los años 80, en los que brillaban Deyna y Lato. Además, ha sido ordenado y estratégico hasta para lograr ubicarse como uno de los cabezas de serie del Mundial, lo cual puede resultarle ventajoso en el sorteo. En el más estricto presente, cuenta con uno de los grandes goleadores mundiales, Robert Lewandowski, de Bayern Munich, que batió todos los récords camino a Rusia, al convertir 16 goles en los 9 partidos de clasificación.

Pregunta 4: ¿Quién será el Máximo Goleador?

El Favorito (nombrar a uno) / El Segundo Favorito (nombrar a uno) / La Sorpresa (nombrar a dos)

El Favorito: LIONEL MESSI

El segundo favorito: NEYMAR

La sorpresa: HARRY KANE

Pregunta 5: Qué jugada de qué jugador (que no sea un jugador de los 8 países nombrados arriba) recomienda Ud. para que disfruten los aficionados?

La pegada de Gylfi Sigurðsson, el David Beckham  de la sorpresiva Islandia.

Pregunta 6: Quién será el jugador joven (Sub23, primera participación en el Mundial) que sorprende e impacta, como James Rodriguez en el Mundial 2014?

*KYLIAN MBAPPE. Al verle la cara, le pedirían sus documentos para permitirle ingresar a lugares donde no se aceptan a menores de 18 años; el verle su juego, le pedirían sus documentos para comprobar que apenas ha cumplido los 18 años. Así de niño parece Mbappe; así de enorme futbolista es. Supo conducir al Mónaco hasta lugares inimaginables de la Champions y ahora tiene un roce internacional con Neymar y compañía que lo puede llevar todavía más allá. Líder de la próxima generación de futbol francés. ¿O de la actual?