Lo rompieron y volvió
Cuando vistió la de Newells