Analizamos el juego de Belluschi